Castellano | English Contacto Facebook Twitter Instagram Youtube RSS
rincipales fallas activas durante el Cuaternario extraídas de la base de datos QAFI (García-Mayordomo et al., 2015; IGME, 2015)
Origen de los datos geológicos: Mapa Geológico 1M (2015) del ©Instituto Geológico y Minero de España (IGME)
FB: falla de Barcelona, FM: falla de Montseny.

 

Sismicidad en la cordillera Costero Catalana

Geología y tectónica de la cordillera Costero Catalana

La sismicidad de esta región puede considerarse entre baja y moderada. En el catálogo de terremotos históricos la sismicidad se concentra en la parte norte, en el entorno de lo que se conoce como la cordillera Transversal, destacando la serie sísmica de Amer (Girona) ocurrida entre marzo y junio de 1427 atribuidos a la falla de Amer. De esta serie hay información de al menos cinco terremotos con intensidad mayor que VII, llegando a alcanzar uno de ellos la intensidad VIII.

Con intensidades algo menores podemos señalar los terremotos de 1427 en Caldes de Malavella (Girona), 1448 en Cardedeu (Barcelona) y 1927 en San Celoni (Barcelona).

En épocas más recientes, no hay registro de terremotos que hayan superado una magnitud de 5,0 en esta zona. Dentro de los mayores terremotos en la época instrumental podemos señalar el de 1943 de M4.5 en Blanes (Girona) y los ocurridos en el Mar Mediterráneo con magnitud en torno a 5,0 en 1958, 1972 y 1995.

Las cordilleras Costero-Catalana e Ibérica son dos grandes estructuras alpinas intraplaca que constituyen dos dominios tectónicos de similar edad y estilo, deformación moderado, esquistosidad alpina muy escasa y ausencia de metamorfismo salvo en lugares muy concretos. Por todo ello se denomina al conjunto Cadena Ibérica. Ambas cordilleras tienen un basamento varisco continuación del Macizo Ibérico.

El paso de la cordillera Ibérica a la Costero catalana se hace a través de la llamada Zona de Enlace donde interfieren las estructuras ibéricas (NO-SE) y las costero catalanas (NE-SO), cuya expresión en su parte norte es un arco tectónico llamado el Arco de Montalbán.

La cordillera Costero-Catalana forma una barrera montañosa que cierra la Cuenca terciaria del rio Ebro. Se extiende en dirección NE-SO, paralela a la costa mediterránea, desde los Pirineos (bahía de Rosas) hasta el delta del Ebro, con una longitud de unos 250 km y unos 40 km de anchura. Está compuesta por dos alineaciones montañosas paralelas a la costa, una pegada al mar, llamada Cadena Litoral, de escasa altitud (alturas en torno a los 600 m) y que se encuentra oculta debajo del mar en la zona de Tarragona, y otra más al interior, llamada Prelitoral, en donde se encuentran las sierras más elevadas (Pico Montseny, 1.712 m). En su mitad meridional afloran algunos macizos formados por conglomerados consolidados resistentes a la erosión- entre ellos están Montserrat y Montsant, que superan los 1.000 m de altitud. Ambas cadenas están separadas por varias fosas tectónicas. Su estructura actual se debe a la superposición de procesos compresivos durante el Paleógeno, y distensivos en el Mioceno.

Los materiales que componen la cordillera se agrupan en dos niveles totalmente distintos: un basamento o zócalo varisco, con rocas precámbricas y paleozoicas, pero destacan las potentes series sedimentarias del Pérmico superior y, sobre todo, del Mesozoico y Cenozoico discordante que se formaron por el relleno de las cuencas originadas en los procesos de rifting que afectaron Iberia durante la apertura del Tetis. En el primero se encuentran materiales metamórficos de edades cámbricas, ordovícicas y del carbonífero medio, muy similares a las que afloran en la zona axial de Pirineos. Intruyendo a estos materiales paleozoicos hay macizos graníticos s.l. que representan el 60% de todo el basamento.

La cobertera mesozoica aflora principalmente en la mitad sur de la cordillera y está formada por sus tres sistemas principales: Triásico, Jurásico y Cretácico, siendo este último el dominante.

Las cuencas neógenas se generaron durante el periodo distensivo mioceno de la cadena y conforman una serie de fosas tectónicas (El Valles, El Penedes y el Campo de Tarragona) que están rellenas de sedimentos detríticos sueltos. La depresión del Valles-Penedes es una fosa tectónica o graben formada hace 30 Ma. En el mismo período y mediante el mismo mecanismo también se formaron las fosas litorales que hay entre Barcelona y Valencia. Estas fosas tectónicas va asociado con el vulcanismo y actividades termales, como en Hostalric , y cuyo termalismo sigue actualmente, y que está ligado a la estructura y disposición de las fallas que limitan la depresión.

© Instituto Geográfico Nacional - C/ General Ibáñez de Ibero, 3. 28003 Madrid - España.
ign@fomento.es