Deslindes

Solicitud al CNIG de trabajos técnicos de deslinde municipal

El Real Decreto 663/2007, de 25 de mayo, por el que se aprueba el Estatuto del Centro Nacional de Información Geográfica, modificado por el Real Decreto 1637/2009 de 30 de octubre, establece entre otras funciones del CNIG, las siguientes:

  • Art. 5.2 e) Dictar resoluciones de carácter técnico en materia de replanteos de líneas límite, cuando oficialmente sea requerido para ello.
  • Art. 5.4 d) La realización de operaciones comerciales de replanteo de líneas límite, a petición de cualquier Administración pública o cualquier particular, sobre las Actas y Cuadernos de Campo que custodia la Dirección General del Instituto Geográfico Nacional.

Las líneas límite a las que se hace referencia, son las líneas límite jurisdiccionales, es decir, las líneas límite que conforman el territorio donde el ayuntamiento ejerce sus competencias. Por tanto, el CNIG solo lleva a cabo trabajos de replanteo de líneas límite jurisdiccionales, y no de otra naturaleza (límites de propiedades o fincas particulares), excepto cuando éstas coincidan con límites entre términos municipales.

Se entiende por replanteo de líneas límite jurisdiccionales la recuperación de la posición de los mojones que definen la línea en cuestión y el trazado entre ellos, a partir de la documentación de carácter jurídico (actas de deslinde levantadas por el IGN) y de carácter técnico (cuadernos topográficos de campo y planimetrías a escala 1:25.000) conservadas en el Archivo del IGN.

Se trata, pues, de encontrar los mojones originales que definen la línea, así como de recuperar la posición (replanteo) de aquellos mojones que hayan desaparecido. A todas esas posiciones se les dota de coordenadas en el sistema oficial de tal forma que, si los hitos o señales desaparecieran, se pudieran replantear con precisión, evitando así el trastorno que supone actualmente la pérdida de un mojón. Por lo tanto, tras un trabajo de replanteo de una línea límite, la materialización física de los mojones pierde transcendencia frente al conocimiento de esta posición mediante coordenadas precisas.

Hay que remarcar que estos trabajos son meramente técnicos y su valor es el de un informe de naturaleza técnica, por lo que corresponde a los ayuntamientos implicados el inicio del procedimiento administrativo para el deslinde, de acuerdo a lo establecido en la normativa vigente.

Los trabajos deben solicitarse por escrito al Director del CNIG con indicación, lo más precisa posible, del tramo a replantear. Tras el pago del correspondiente presupuesto, se inician los trabajos de campo necesarios, entregándose al final de estos, un informe con el resultado del replanteo.